Wednesday, November 14, 2007

Laika (¿?-1957)

Laika (ladradora) era una perra callejera tomada de las calles moscovitas por las autoridades espaciales soviéticas para entrenarla y convertirla en la primera cosmonauta canina de la historia. Una historia harto conocida, celebrada en novelas, canciones y marcas comerciales. Es tan conmovedora que en Intervention, un relato de ciencia ficción de Julian May, aliénigenas se apidan de ella y la rescatan. En realidad, el programa espacial soviético nunca consideró su retorno. “Entre más tiempo pasa, más lo siento. No debimos haberlo hecho... No aprendimos lo suficiente de esa misión como para justificar la muerte de la perra”, dijo en 1998 Oleg Gazenko, uno de los científicos soviéticos responsables de enviarla al espacio.

Hoy, 40 años después de su muerte, miles de laboratorios en todo el mundo, así como estudiantes de nivel secundario y universitario, siguen destruyendo, mutilando y torturando a miles de especies, desde insectos hasta primates, en el nombre de la ciencia. Muchas veces, como sucedió con Laika, sin obtener frutos de ninguna clase. Francamente, ¿qué utilidad puede tener que un muchacho de 15 años, quien después estudiará arquitectura, disecte una rana en un curso de biología? Sí, por cultura general, si pues...
Imagen, Wikipedia.

2 comments:

JAD said...

Pues solo espero como dice el relato de Julian May, unos alienigenes algo parecidos a AMA pero espacial la rescataran.

Los humanos no aprendemos...

Leon said...

No, no aprendemos, pronto zarpará la infeliz flota pesquera japonesa que va tras las ballenas...