Tuesday, November 27, 2007

Big Brother saca la uñas contra Amazon

Esta nota podría pasar por humor negro, por la realización de una de las fantasías de Phillip K. Dick o por la maquinación de un periodista, ávido por cumplir antes del cierre. Pero, no, es un hecho real: agencias federales de Estados Unidos exigieron a Amazon que reportara cuántos libros usados ha vendido y quién los compró. El gigante virtual entregó algunas listas, pero se negó a revelar los nombres de los compradores, para no comprometer su privacidad. Por fortuna, un juez federal dictaminó que los lectores tienen derecho, protegidos por la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, a no revelarle al Gobierno cuáles son sus libros favoritos. Los federales se justifican porque deben investigar un caso de fraude, tipificado el mes pasado, y que para eso deben verificar 24,000 transacciones que han tenido lugar en Amazon desde 1999.
Nota: Yahoo! News. Imagen, pantallazo.

6 comments:

JAD said...

Y para que queran saber que putz lee uno?

Leon said...

Para controlarte y suponer cuáles son tus inclinaciones políticas e ideológicas y, si les caés mal, acusarte de terrorista.

JAD said...

jaja ta jodido, después le van a pedir a google a que blogs se mete uno allí si lo tachan de terrorista.

Leon said...

Ya lo intentaron, una vez por lo menos, amparados siempre en la doctrina de seguridad nacional. También los mandaron a la punta, pero las ganas no se les quitan.

Chapolita said...

¡Es terrible! Imaginate si uno por cultura general pide esos textos y te vienen a buscar a Guate por terrorista.

Leon said...

¿Y si no es por cultura general, sino por tu trabajo o por una investigación? Imaginate, yo una vez compré un manual de manejo de un equipo de planta nuclear, y fue sólo para poder hacer un modelo de la misma. Está jodido.