Tuesday, January 22, 2008

Un Jesús gay según un dramatugo

Esta tesis no tiene nada de nuevo. De hecho por lo menos existe una secta de la Iglesia Anglicana que cree en la homosexualidad de Jesús y, encima, en que su amante era Juan el Evangelista. Sobre cuál evidencia histórica o qué tipo de exégesis justifica semejante creencia, no se sabe. Recuerdo, allá por los años 70 a una nota de Prensa acerca de otra obra de teatro en la que al Padre Eterno se le representaba como a un anciano famélico, porque cada vez que los fieles tomaban la hostia comían de su cuerpo y lo debilitaban. Tal obra se estrenó en París pero no duró mucho en cartelera: cientos de feligreses apedrearon al teatro donde la montaron y la compañía se vio obligada a terminar la temporada. Bueno, eran los 70.

Hoy, el director Leigh Rowney de Australia pretende estrenar Corpus Christi en su país, una obra en la cual Jesús es seducido por Judas y oficia el matrimonio gay de otros dos apóstoles. La obra se presentará como parte de las festidades gay que se llevan a cabo con motivo del Carnaval. Cuando se montó en Estados Unidos recibió amenazas de bomba y en Inglaterra el autor, Terence McNally, de muerte, o fatwa, por grupos islámicos británicos, por considerar a la obra blasfema. Bueno, estamos en los 2000.

Personalmente me parece que tales producciones tienen una clara intención de lucro, por medio de explotar el morbo de la gente. En Occidente, muchos se rieron cuando ciertos grupos islámicos fundamentalistas amenazaron de muerte al autor de aquellas caricaturas danesas en las que se veía al Profeta Muhammad. También les pareció ridículo que ciertos fieles hindués obligaran a cambiar la portada de Nine Lives, de Aerosmith, porque insultaba al Señor Krishna. El dibujante cambió la cabeza del dios por la de un gato, pero dejó el resto de la ilustración tradicional intacta, incluso al demonio serpiente Aghasura, sobre la cual danza el dios. Tanto la banda como la disquera se disculparon y cambiaron la portada.

Eso sucedió en Occidente porque en India, a donde llegaron a venderse algunos álbumes con la portada original a nadie le parecieron escandalosos. Simplemente los ignoraron. Sabiduría de India. Por lo visto, para terminar, en Occidente también podemos ser tan fundamentalistas como en otras partes, sobre todo cuando se trata de temas religiosos.
Fuente: El Tiempo. Imágenes: Wikipedia.

2 comments:

Duff Man said...

Pinche amarillismo, como escribís. Hay gente adicta a la indignación también, eh. Practican la indignación como un verdadero deporte.

Leon said...

Cabal, amarillismo, nadie me lo saca de la cabeza. Además, es muy fácil, de formulita, agarrar a una figura como Jesús para escandalizar.