Saturday, January 12, 2008

Retrato de un imbécil

No me pregunten por qué volvió a mi memoria. Era 198x. La primera vez que lo vi fue en un Club de Squash, nunca comprobé si jugaba, pero era habitual de ciertos grupúsculos de individuos similares a él que se reunían ahí más para pasar el rato que para otra cosa. Después supe que era cuate de otro cuate, un hombre inteligente y articulado, excelente exalumno del Incae y magnífico gerente, a quien se había atribuido, con toda razón, haber salvado a dos empresas de la quiebra (entre ellas a una distribuidora automotriz local).

Entonces me preguntaba cómo era posible tal amistad, pero nunca tuve ni tiempo ni curiosidad por averiguarlo porque el susobicho realmente me caía mal. Era prepotente, siempre emitía opiniones no calificadas sobre cualquier tema y se daba el lujo de corregir a todo el mundo, desde a banqueros hasta a biólogos y médicos. Por ejemplo, cuando estrenaron Alien él pronunciaba el título alayen, y en voz alta para que se supiera que así se debía decir. Era repugnante verlo dirigirse al personal de mantenimiento, ni qué decir de su trato hacia limpiadores de carros o guardianes. Debe haber tenido un gene atávico o un complejo de inferioridad apabullante.

No era amigo de las personas sino de sus autos. Nunca recordaba el nombre de nadie, sólo de cuál color, marca, modelo y cilindrada era su carro y siempre se prometía que su papá le iba a comprar uno mejor a él. Entonces debe haber tenido unos 24 años y a pesar de sus tan cacareadas aventuras jamás se le conoció por compañia ni a hombre, ni a mujer ni a chucho. El medio en el que se movía era de alto desempeño y para muchos era como una curiosidad de museo o de laboratorio. Los adjetivos para calificarlo abundaban: imbécil, idiota, estúpido, enfermo, arribista, mierdita, droga, pelmazo y comemierda. Sin embargo, parecía ignorar que a sus espaldas así le decían.

Fue chistoso para mí fue cuando llegó al club luciendo muy orgulloso un reloj digital, de pantalla LCD, el primero en el país, según dijo. Afirmó, sin que nadie se lo preguntara, que se lo habían traído de Miami (creo que no sabía que en Estados Unidos hay otras ciudades puesto que sólo de ella hablaba) junto con 100 T-shirts, “porque sólo me las pongo una vez, dos veces me dan asco”. Hizo su entrada triunfal con paso rítmico, como si de un vals a 4/4 se tratara, con la muñeca elevada a la altura del pecho, como si un cabestrillo invisible la sostuviera y viendo a todos y a cada uno a los ojos, como para medir las reacciones ante la maravilla que ostentaba en su muñeca.

Más divertido fue escucharlo denostar de inmediato al reloj mecánico y llamar imbéciles a todos los que usaran uno porque, según él, el futuro había llegado y era cuestión de meses para que la industria relojera suiza desapareciera de la faz de la Tierra. “Los Rolex”, predijo, “se van a vender por docena y ¿quién los va a querer?”. “Ese tu Omega”, me dijo viéndome de reojo, "ya tiralo a la mierda, no sirve para nada, cuando querrás comparamos para ver cuál de los dos es más exacto”. Mi respuesta mental, porque evitaba hablarle: “andáte a la shet”.

Después del Club, ¡Dios es grande!, no volví a saber de él. Hoy los relojitos digitales salen hasta en los Pingüinos y los Rolex son cada vez más caros e incomprables. Es más, lo fashion es lucir uno mecánico, no un Casio o un Timex precisamente. ¡Oh!, ahora ven porque nunca dejo de adorar a la tecnología.
Imagen, klavaza, 2007.

11 comments:

JAD said...

y por que se recordo de semajante tipejo?

generalmente hablando de Guatemala said...

ESE es amor platonico,ni modo a lo rolex.

CHC said...

Nunca falta alguien asi, verdad vos. Ujule!!!
Y vieras que hay mujeres asi tambien y no se por que, pero cuando los investigas, son mas pelados que uno los pobrecitos.

Complejos.

Leon said...

JAD: Creo que vi una subasta de un omega en la red, y por la promo de los Pingüinos, de plano.

CHC: Así es fijate, es puro arribismo.

Anonymous said...

Ah, para aprovechar, date una vueltecita por http://www.wwar1.blogspot.com/.

Mgm

Leon said...

Jaja amor platonico, que horror... y Anonymous, gracias por el link, esta muy bueno.

el profe said...

Ahh yo he conocido montones de pisados asi vos. Tenes razon, es molesto, y como dijo chc cuando te das cuenta son comemierdas. Por ahi escuche que les decían "comemierdas eruta pollos" xD

Duff Man said...

Difícil creer en la existencia de personajes así, menos mal se esfumó.

Lunatrack said...

jajaja se vale ser pendejo, pero andarlo presumiendo
, le hubieras pedido su reloj que te lo diera barato para que se le quitara las ganas de presumir

Pau said...

Que falta de autoestima la del ComeM. Deplano que nunca le pusieron coco en su casa. Hasta lástima me da. Y tambien un poco de risa me imagino un ridículo de primera.

Leon said...

elProfe: abundan, había otros, pero menos coloridos, en mis tiempos en Sistemas en la Marro. Gracias por la visita, qué buen blog tenés vos, felicitaciones.

DuffMan: Sí vos, pero siempre me dio curiosidad saber a qué clase de cloaca fue a dar, jajajajaja.

Lunatrack: Lástima que hasta ahora se me ocurrió, algo lento no?

Pau: Tú siempre das en el clavo fijate, en efecto, era falta de autoestima compensada con lo que aparentaba tener.