Monday, July 30, 2007

Ernst Ingmar Bergman (1918-2007)

Tal vez el más importante de los aportes de este gran director sueco fue haber elevado al cine al empíreo de la narrativa. Si por alguno se le debe llamar Séptimo Arte, es por él. Críticos durante décadas han apreciado la profundidad con que trató temas como la teología, la filosofía y la psicología desde un punto de vista humanista, de raigambre filosófica. Hoy dejó de existir y con él se va un verdadero creador, una fuente de la cual incontables han abrevado como lo seguirán haciendo durante mucho tiempo más, porque incluso antes de su partida ya era reconocido como un clásico, pero no uno intocable, porque nunca fue dogmático. Dudo que de su estatura, como la de un Kurosawa, surjan otros, en especial por la época de la historia del cine durante la cual desarrolló su carrera. Personalmente, el cine inclinó mis tendencias, me ayudó a definir direcciones a seguir, a resolver dudas y dilemas. Pero ningún otro director tuvo tanto peso en momentos cruciales para mi, como Bergman a través de sus propuestas, su forma de plasmar conceptos existencialistas y absurdistas para intentar explicar situaciones tan difíciles como la soledad, el aislamiento y la sexualidad conflictiva. Adiós, gran maestro.
Foto: Bergman y al fondo Sven Nykvist, durante el rodaje de Through a Glass Darkly en 1956; Wikipedia y sitio oficial.

2 comments:

Duff Man said...

Hará grandes producciones en el más allá, donde podrá hacer cuantas tomas quiera.

Leon said...

De eso no cabe duda pero, a juzgar por sus puntos de vista expresado en sus licas, él creía que del otro lado no hay nada.