Saturday, July 28, 2007

Despedida

Amigo, llegaste como el único sobreviviente. Cuando tus compañeros invadieron una casa eran tantos, que sus asustados habitantes, temerosos al comparar las colas de ustedes con la de los escorpiones, los exterminaron con un insecticida, Baygon, de seguro. Solo tú quedaste y mi amigo Juan Carlos, para complacer mi afición por los de tu tipo, te trajo en una bolsita. Allí estuviste en un árbolito, tranquilo, siempre vertical o sostenido viendo hacia arriba en forma horizontal, devorando hoja tras hoja. Me encantaba tu figura, la tranquilidad con que te dejabas caer sobre mi mano y tu silencio, inefable compañero, como lo fue la luna para los dos, a la que parecías dirigir tu mirada de vez en cuando. Hoy, amaneciste muerto. No se si ya había llegado tu tiempo, si el veneno al fin hizo su efecto o si el cautiverio y yo te matamos. Pero verte, tan tranquilo y quieto me inspiró de nuevo el afán de transcendencia.
Foto: Fásmido, 2007.

2 comments:

Claudia said...

Quien sabe si el gatito Oscar hubiera predecido algo...

Descanse en paz.

Leon said...

No creo Clau, más bien pienso que se lo hubiera comido, porque algunos gatos son insectívoros, yo los he visto. Gracias por el comentario, el animalito me encataba.