Sunday, July 29, 2007

Nombres de lugares y lugarejos

De vez en cuando vienen nombres de ciertas cantinas, cevicherías y otros antros similares que alguna vez infestaron algunos vecindarios. El primer pop-up o memory-up de todos estos es El Pez que Fuma, por la Terminal. Siguen en orden de aparición, El Último Adiós, cerca del Cementerio General, y por ahí mismo, El Zombi (pintado de negro con motivos macabros). Un nombre sugerente fue Pirañas Bar, por la 11 Avenida y 4a. ó 5a. Calle de la Zona 2 y dicen que las señoritas del lugar hacían honor a su nombre; uno creativo fue el del bar 8A y uno rimbombante: Aquí Nadie Pasa Sin Saludar Al Rey (ilustrado con un rey de barajas pirateado de los mazos Bicycle). Había una cantinucha muy humilde, bueno, en realidad era de quinta categoría, frente a la línea del tren: Mi Tango Azul, solo con verla daba depre. Hubo El Pájaro Azul, El Escorpión (por la Petapa, pintado de rojo, con una ilustración rechafa de una chava semidesnuda cabalgando sobre ese arácnido) y El Pulpo Manco (de ingrata recordación, diría Roque Dalton). Me falta el nombre de uno, mencionado por dos expertos en el tema, sin relación entre sí, cuyas boquitas era limones colgados de una pita. Cuando un cliente lo necesitaba se lo acercaba a la boca para rociarse el jugo. Luego, el resto del limón seguía allí, colgado, para que otro hiciera lo mismo hasta agotarlo. Para complementar, servían huevos crudos, aderezados con salsa inglesa y jugo de tomate. Tengo la suerte, lo declaro, de no haber conocido alguno de los antros menciondos. Se aceptan sugerencias para futuras listas o para actualizar esta.
Imagen: Gencat.

6 comments:

Fernando said...

a queres más jajaja
la cortina roja,
uno que se llamaba la oficina,
el chiquerito,(habian coches)
el texas,

Pau said...

jajaja...le falto el Coyote cojo allí por la zona 6 ¿o 2?

Leon said...

Ah laa graan, jamás me imaginé que ustedes supieran de semejantes lugarejos! Buena onda y gracias por los tips, los agregaré en la próxima.

Juan Pablo Dardón said...

Antes que nada, saludos master León, hoy si tenemos rato sin hablarnos, pero ya pronto. Aparte, y aportando al imaginario, es de grato recuerto familiar (más bien para mis tíos abuelos) el infame ENTRE CUANDO QUIERA, SALGA COMO PUEDA, en la suculuenta ciudad de las palmeras, Escuintla. Según mi fallecida bisabuela, allí les hecharon una maldición a mis ancestros de que siempre serían bolos. Vaya a saber usted...

Clau said...

Y qué me dice de El Olvido, por zona 1 de la capital?

Allí deberíamos llevar a varios ex presidentes, uno actual y otros presidenciables para que pasen al olvido.

Salome said...

Vos eso esta buenisimo. Hace unos años cuando ibamos al volcan de agua, al pasar por el pueblo de Santa Maria de Jesus habia (o hay?) una cantina que se llama Donde los hombres lloran... jajaja Bueno ahi lo agregas para la proxima. Orale pue, por ahi nos controlamos...jeje