Wednesday, October 10, 2007

Un diamante azul impone precio récord

Nunca he sido precisamente fan de los diamantes. Siempre he preferido otras piedras, como las amatistas, las tanzanitas, las citrinas o las variantes del corindón, sobre todo si presentan asterismo de 6 ó 12 rayos. Pero el diamante azul de la foto sí me movió la silla. Corte, color, claridad y peso, dice DeBeers, califican la calidad de este carbono puro cristalizado y el de la foto tiene altos puntos en todos. Leves trazas de borón le confieren esa tonalidad azul, bellísima; el agua (reflejo sobre la superficie), dicen sus valuadores, es insuperable y el corte es perfecto. El oriente, o brillo, bueno, pues es de diamante y al escudriñarlo con una lupa de 10X no presenta una sola mácula. Como salido de un cuento de Las Mil Noches y Una Noche, sin duda desaparecerá de la vista pública para convertirse en uno de esos mitos que cuentan joyeros expertos, coleccionistas e historiadores de los minerales tratados por el hombre. Adorno innecesario, consigna un trifoliar de DeBeers, pero poema asombroso salido de las más profundas entrañas de una mina sudafricana. Sólo se necesitan USD $7.98 millones, es decir, aproximadamente USD $1.32 millones por cada uno de sus 6.04 kilates, para poseerlo. Prefiero recordar las palabras de un tratado sobre diamantes escrito en la Unión Soviética, en plena Guerra Fría. Después de explicar todas las bondades de la piedra, para usos industriales, por supuesto, los autores declaraban que este mineral trabaja en forma solidaria con el hombre para el progreso de la humanidad.
Imagen: gettyimages. Data: Google News.

2 comments:

CHC said...

Yo quiero uno asi...para irlo a vender y darle de comer a un monton que no tienen.

Bueno, tambien nos ataca la vanidad de vez en cuando. Recuerdo que trabajaba hace algunos años en el famoso Mall de Bal Hoarbor en Miami y cuando iba a comprar cafe, pasaba frente a la vitrina de Cartier. Una temporada pusieron un collar de diamantes, rubies y platino, que me robo el corazon. Frente, habia una banquita, donde yo todos los dias me sentaba a apreciarlo unos minutos, y a cantar, dentro de mi: "Somos un sueño imposible...que amando se mueren...."...jajajaja.

Saludos Leon!!!

Leon said...

A veces pienso como tu, pero más respecto a equipamiento bélico, ¿cómo es posible gastar USD $20 mil millones, o millardos, en un submarino nuclear, si con esos recursos y tecnología se podría aliviar, no digamos a la pobreza, sino mejor aún, atacar las raíces de la misma? Sin embargo, la belleza de una piedra como esta, o la de un intricado mecanismo de relojería, me dan esperanzas de que el espíritu humano es más que violencia, odio y desprecio. Gracias por la visita, mi hermana te envía saludos.