Friday, October 05, 2007

"Clemente, Papa, yo te emplazo"...

Así, cuenta la Historia, el último Gran Maestro de los templarios, Jacques de Molay, fijó un término perentorio al Papa Clemente V y al rey francés Felipe el Hermoso; mientras ardía en la hoguera, para que comparecieran ante la Justicia Divina por haberlo condenado injustamente por herejía. Eso sucedió el 18031314 en la isla de Siena.

Después de 683 años el Vaticano expondrá los documentos del juicio con el que exterminó a De Molay y a sus Templarios, orden de caballería acreditada como el fons et origo de movimientos como la Masonería, el Rosacrucismo, el Martinismo, la OTO y la Golden Dawn. Y no debo dejar de mencionar al Priorato de Sión, ni siquiera a los que serían sus más bastardos offshoots, como la Dianética, el gnosticismo de Samael Aun Weor o la Iglesia de la Cienciología.

La investigadora Barbara Frale descubrió en 2002, en los Archivos Secretos del Vaticano, un documento por medio del cual el citado Clemente V, en secreto, absolvió a De Molay y a sus seguidores. No le sirvió de mucho: moría antes de un año, se cree, devorado por un cáncer intestinal. Antes de una año le seguía Felipe, y su dinastía de 300 años, los capetos, acabó antes de 14 años después. Es más, cuando Luis XVI fue decapitado en 1792 se dijo que un hombre saltó al cadalzo, empapó su cabeza en la sangre real, y gritó, "¡Jacques de Molay, habeís sido vengado!". Algunos románticos han querido ver en este borbón a la última cola de los capetos. De hecho los republicanos revolucionarios, una vez lo habían despojado de todos sus títulos y atribuciones reales, porque Francia ya había sido declarada una república, lo llamaron, Luis Capeto.

La presentación de las reproducciones de los documentos tendrá lugar el jueves 25 en el Vaticano. El medievalista Franco Cardini prepara un libro, La Tradizione Templare, que contendrá los 799 folios del proceso y otra documentación. La edición de la obra será limitada.
Imagen: Wikipedia.

2 comments:

Claudia, la chef said...

Viste? Hay algo tan romántico en el gérmen del republicanismo.
(Algo tan alelado en el origen de los Borbones)

(Y algo yan oscuro en la semilla de la cienciología)...

La historia es sabia.

Leon said...

Cierto, a veces me tomo muy en serio lo de "Historia, Magistra vitae". Muy impresionante.