Tuesday, May 08, 2007

Con el corazón


Querido Leon:

Toda despedida es triste, pero despedir a una madre es
un dolor que transciende las fronteras de las
palabras, el viaje al otro lado del sueño es
irreversible.

Sabemos que el final de todo ser humano es la ausencia
total sobre la tierra, sin embargo, vivir esa
ausencia, es el vacío que va más allá de todo
consuelo.

La fuerza del recuerdo es lo único que puede sostener
al corazón dolido. Solo tiempo puede traer
resignación.

Querido amigo, te abrazamos, que este mensaje llegue
con nuestro deseo de que paso a paso podás superar
estos días difíciles, mucha fuerza.

Que tu señora madre descanse en paz.


Humberto Ak'abal y familia

Imagen: El Bosco.

4 comments:

Anonymous said...

Yo tuve una dulce madre,
concediéramela el cielo,
más tierna que la ternura,
más ángel que mi ángel bueno.

En su regazo amoroso,
soñaba... ¡sueño quimérico!
dejar esta ingrata vida
al blando son de sus rezos.

Mas la dulce madre mía,
sintió el corazón enfermo,
que de ternura y dolores,
¡ay!, derritióse en su pecho.

Pronto las tristes campanas
dieron al viento sus ecos;
murióse la madre mía;
sentí rasgarse mi seno.

La virgen de las Mercedes,
estaba junto a mi lecho...
Tengo otra madre en lo alto...
¡por eso yo no me he muerto!

Rosalia de Castro
(desde Espania para Leon)

Duff Man said...

Has de apreciar los intentos de llevarle paz a tu corazón dolido. Lindos gestos.

Leon said...

A mi madre le encantaba la poesía de Rosalía de Castro, le dedicó varios recitales. Muchas gracias por el poema Anonymous. Y sí, Luis Fernando, es un corazón dolido pero ahora feliz de saber que tuvo una madre especial, única, con una voz que me introdujo al rico mundo de la narrativa y que me dejó un ejemplo valioso: el poder de la Voluntad.

Clau said...

De nada, León. Cuidate y sigue escribiendo, sintiendo y siendo.