Saturday, December 29, 2007

Benazir Bhutto 1953 - 2007

Adiós Benazir, el mundo pierde con tu partida. Espero que los brutos que lograron matarte no queden impunes, como han quedado sus equivalentes guatemaltecos. Aquí, también, esa casta de bajezas utilizó el crímen como medio para detener a la democracia.

"Desde hace mucho he sostenido que el incremento de la militancia extremista en Pakistán no podría suceder sin el apoyo de elementos internos del actual gobierno. Mi regreso amenaza a fuerzas del extremismo que se han nutrido bajo la dictadura. Quieren detener la restauración de la democracia a cualquier precio. Han explotado a los pobres y desamparados dándole a los extremistas el ambiente perfecto para que florezcan...


"Han pasado dos semanas desde el horrible intento de asesinato contra mí (sucedido cuando la lidereza retornó a su país del exilio) y la Policía aún no acusa recibo de mi denuncia. En vez, presentó la suya sin tomar en cuenta declaraciones de testigos... Después, las autoridades me pidieron que no viajara en auto con vidrios polarizados, que podrían evitar que me identificaran terroristas, ni que lo hiciera con guardias armados.

"Empecé a sentir la red más cerrada a mi alrededor cuando el número de efectivos policiacos apostados fuera de mi casa en Karachi se redujo, a pesar de que se me dijo que otros complots en mi contra estaban siendo preparados".

Declaraciones de Benazir Bhutto en una entrevista concedida a CNN en Noviembre 2007.

4 comments:

claudia said...

una muerte anunciada. No sè qué rumbo adoptará este mundo convulso...No sé, no sé...

Leon said...

Es la muerte anunciada y el anuncio del martirio. Ojalá en aras de mejorar un poco este pandemonium que se llama humanidad.

Leon said...

Es la muerte anunciada y el anuncio del martirio. Ojalá en aras de mejorar un poco este pandemonium que se llama humanidad.

Claudia, la chef said...

No creo que sirva para nada, un mártir...En fin, es la injusticia. Mientras exista, habrá violencia. acuerdos de paz solapados, promesas...es el pez que se muerde la cola. Aunque, hay esperanza. O eso creo.