Wednesday, April 04, 2007

Hábito cuaresmal

Cada Domingo de Ramos mi amigo don Fausto tiene la costumbre milenaria de ir al atrio del templo de San Francisco para retratarse. A la fecha acumula, creo, más de 40 fotos tomadas por los fotógrafos que suelen ofrecer sus servicios allí. Las polaroid muestran, sin piedad, el proceso de envejecimiento. ¿Por qué lo hace?, "porque quiero ver la realidad", se limitó a comentar. Este año, cuando llegó, encontró a un anciano sentado, durmiendo sobre una grada. Lo sacudió con gentileza para pedirle la toma. "¿Dónde están los demás, usted?". "¡Ah!, erámos 14 aquí, -dijo el hombre-, pero ya murieron 13. Sólo quedo yo".

2 comments:

Duff Man said...

Qué auténtica esa costumbre de don Fausto. Lástima saber que los fotógrafos cayeron casi por docena. Podemos elaborar una teoría de conspiración al respecto ;)

JAD said...

Que interesante y uno que podrida pensar que solo en tiempos actuales alguien se tomaría una foto para ver los efectos del tiempo.

Les dejo el link del proyecto de un gringo que se toma una foto diaria para notar los mismos efectos del padre tiempo, aunque seria muy interesante poder hacer un pequeño video de la fotos de Don Fausto para dejar su legado a todos en la red y que sepan que alguien tuvo esa idea mucho antes y por supuesto que es un guatemalteco.

Una foto diaria