Monday, April 16, 2007

300, de Frank Miller

"Viajero, ve a Esparta y dile que yacemos aquí en cumplimiento de su ley". Con esta palabaras, consignadas en el paso de las Termópilas, los espartanos dejaron constancia de una de sus más grandes batallas. Frank Miller, inspirado en The 300 Spartans (Rudolph Maté, 1962) la recrea en uno de los mejores cómics de la década pasada. Para llevarlo al cine, el director Zack Snyder siguió los pasos de Sin City: transliterar la belleza visual y la potencia del dibujo de Miller a la pantalla. El resultado es una explosión visual de violencia y fasto con destellos oníricos (basta recordar a la prepotencia del enviado persa, quien se anuncia mostrando las calaveras, todavía coronadas, de los monarcas caídos en batalla o a la desmesurada lascivia de la corte del tirano Jerjes, en donde se rendía culto al gran Macho Cabrío Negro de Mendés, cierto, un total anacronismo, pero efectivo para simbolizar la maligna atmósfera del lugar).

Con un argumento casi lineal, parlamentos minimalistas y visiones estremecedoras (su concepción de los Éforos, por ejemplo, o su insistencia en la inutilidad de los sistemas de creencias); o la suprema afirmación de la superioridad de la mujer espartana, así como el inéquivoco destino del guerrero, este filme no debe ser pasado por alto. Ahora, si de verlo se trata, debería ser en formato Imax, porque así se despliega en todo su increíble esplendor. También, debo anotar su despiadado desprecio a la traición y su desmesurada admiración por el heroísmo del rey Leonidas y de su esposa, Gorgo.

Sin duda, gracias a la cinta, sentí de nuevo hermosas a las artes marciales de Occidente, retomé mi convicción por el Estoicismo y sentí como mía la gloria de aquellos 300 guerreros capaces de entorpecer, sin la ayuda de nadie al final, la marcha de un ejército calculado por los historiadores de entre doscientos mil y dos millones de hombres. La historia real fue diferente, más espartana, como cabría esperar, pero bien se merece haber sido contada con la conmovedora y fantasiosa ilustración de Miller, así consagrado como uno de los grandes narradores de nuestros tiempos.
Fotos: Cortesía de Revsa.
El soundtrack de la película es genial, tampoco se lo pierdan.

3 comments:

Fer said...

buena lica león, visualmente increible,

Duff Man said...

Habrá que verla. Anotada en la lista de pendientes fílmicos.

Leon said...

No se van a arrepentir, la van a gozar y es más, tal vez hasta piensen que es mejor que SinCity...