Friday, August 22, 2008

Jake's supo poner el pelo en la sopa

Para rematar casi 15 días celebrando mi cumple, nos reunimos los de la foto tamaño cédula aprovechando el feriado del 15/08. Pensé en Mikels pero observó el día festivo, así que fuimos a Jake's, muy cotizado en la lista de Fodor's. Claro que ya habíamos ido antes y como buen novelero volví a pedir un Vaquero Chino: carne con soya dulce, salsa de café expreso, chile y salsa de anís. El dueño, a former painter, Jake Denburg dice que se inspiró en los vaqueros del Viejo Oeste, quienes, para no perder la chinga del café la guardaban para hacer salsa con ella y aderezar la carne del día siguiente. El platillo es exquisito, yo lo prefiero 3/4, no 1/2 como en la foto. Los demás cuates pidieron de todo, y todo estaba delis, super de verdad. Acompañé después con un gelatto de vainilla (porque no había de chocolate), rather expensive BTW, y café, para variar. Además el Vaquero Chino tiene una leyenda urbana, inflamada por una nota aparecida en Al Rojo Vivo: se dice que es afrodisiaco (no es tan bueno como el Citrato de Sinedafil, pero sí, hace algo, no more details available). Bueno todo bien, llegó la cuenta y con ella el pelo en la sopa. Un mesero volvió, cuenta en mano, ladrando con exigente y prepotente suavidad, eso sí, que la propina calculada por nosotros no llegaba siquiera al 10%. Uno de mis cuates, ingeniero para más señas, retomó el cálculo y ponderó el faltante en unos GTQ 10. Se ajustó y punto. Y punto, yo no vuelvo a Jake's, aunque me pierda sus delicias pero me perderé su insolencia, que se la paguen otros clientes.
Foto: Pirateada de la Revista D.

5 comments:

Duff Man said...

Qué triste saber que la falta de juicio de un mesero, termine costándole clientes a un restaurante. Yo, que estaba allí, me uno al boicot.

Anonymous said...

Disculpá mi alemán, pero ¡qué huevos! La culpa no es del mesero sino de los dueños del restaurante. Un mi cuate que chambea en uno de esos sitios caros de la zona viva me contó que su sueldo mensual es de 600 pesos. Por eso chingan mucho con la propina, la cual tienen que repartir también con los cocineros y con otra mara que no atiende en las mesas. Yo creo que los inspectores de Trabajo deberían echarse un rol por ese tipo de negocios para ver cómo tratan a sus empleados.
Por eso no estoy muy de acuerdo con Duff maan, quien piensa como cliente agradecido del restaurante, pero no considera a la mara que explotan los que hacen un chingo de pisto cobrando caro.
Más de alguno me va a decir que no tengo estilo y que sólo pago en comedores gachos. Hay que pensar de vez en cuando en la mara que está bien jodida.

Anonymous said...

Lo bueno es que no es seguido.

Duff Man said...

De alguien que ya ganó unos miseros Q250 en un trabajo de medio tiempo, aclaro: el servicio al cliente es responsabilidad de todos los integrantes visibles de un restaurante, desde la hostess o anfitrión, pasando por los meseros. Aunque comparto la necesidad porque los inspectores de Trabajo se echen una miradita por allí, el tono del individuo en cuestión fue lo inaceptable.

Leon said...

Así es, la propina en Guate no es obligatoria, de modo que es un reconocimiento al servicio. Por tanto, el señor mesero debería haber sido amable, pero no, acostumbrados a una clientela reducida, tratan mal a los comensales que solo llegan de vez en cuando. Lamentable, pero cierto.