Monday, April 21, 2008

Gracias a don Joaquín Orellana

Joaquín Orellana, es el gran compositor de La Cantata Dialectica (1974), tan fundamental en mi ideoimaginario, de Poema Coral Declamatorio (1982), Rupestre en el Futuro (1979), Imposible a la X (1980) o El Violín Valsante de Huisderio Armadel (entre 1986 y 1990) (siempre olvido preguntarle por qué se apellida Armadel el personaje, ¿será por el grimorio traducido por Mathers?). Bueno, pero este genio de la música, la pluma y hacedor de medios sonoros surrealistas y de raigambre americana no necesita presentación en realidad. De corazón, maestro, le agradezco el homaneje que le rinde a mi padre con la hermosa narrativa que personalmente me entregó, la cual reproduzco en el sitio de los Panópticos en toto. Este es el mes de aniversario de mi padre: para él ningún regalo hubiese sido mejor que una narrativa como la suya (fragmento):

"Más, de pronto, aún otro ramalazo de extraña alegría se filtra súbito en el ánimo: un poco de sobresalto mezclado con alivio, porque sopla un viento curativo y es como si una densa noche se transformara en día esplendoroso y se llenara de dicha inexplicable, a grado tal de sentir deseos de entonar una canción, declamar a gritos frases maravillosas y regar a viento libre que las penas están de fiesta. No puedo entender la razón de cambio abrupto. Quizá sea una reacción de defensa, o talvez la "positiva" manía de renacer, de volver la espalda a la nada tenebrosa (¿--?), o posiblemente el retroceso a un refugio lleno de infancia, lleno de asombro, la curiosidad, y/o el anhelo de correr con alborozo a asistir al nacimiento de los frutos y las flores, sea la llegada a la fiesta más magnífica, a la más magnífica fiesta de la vida".
Foto para Revista D: Carlos Sebastián.

7 comments:

CHC said...
This comment has been removed by the author.
CHC said...

De las cuspides notas de don Joaquin, quien con excepcional melodia endulza el sueño de aquél que un día se fue a disfrutar del silencio y, en dulce y celestial calma, renueva una y otra quimera en la inmortalidad de sus letras.
De un grande a un maravilloso, don Leon Aguilera.

Leon said...

Qué bellas palabaras Chachi, muchas gracias!!

Tomás Scruggs said...

Gracias por este homenaje. Ando tratando de ponerme en contacto con el maestro; me puede ayudar, porfi? Gracias.
Tomás Scruggs, musicólogo norteamericano.
tm (guión) scruggs (arroba) uiowa (ounto) edu

Tomás Scruggs said...

Gracias por este homenaje. Busco contacto con el maestro, me puede ayudar? Gracias de antemano. tm-scruggs (arroba) uiowa (punto) edu

Leon said...

Tomás, gracias por la visita, le mando mañana la información.

Leon said...

Muchas gracias por escribir Tomás. Paulo Alvarado me indica que en breve le enviará la información solicitada, sobre Joaquín Orellana. Me gustaría mucho conocer los resultados de su trabajo.