Monday, February 18, 2008

Viendo Death Proof con Billy

Duff Man me invitó a ver esta super lica de Tarantino, un homenaje a los slasher de la serie B tal como se proyectaban en las grindhouses de antaño: rayones, pérdida de información por cortes en la cinta, cambios en el color de una misma escena y diálogos largos, bien largos, sobre sexo o personas que nunca aparecen en la lica en ambientes feos y pobres. Tarantino, sin embargo, crea parlamentos atractivos, si bien irreverentes, como uno de Kurt Russel, toda una lección acerca de la ya difunta, espero, arte de babosearse a las mujeres. Con una lapdance inolvidable (sin llegar al nudismo), un soundtrack perfecto, chicas como Rosario Dawson y la violencia propia de este director, es para no perdérsela. Por supuesto uno de los protagonistas es un auto tuneado hasta más no poder. Ahora sólo falta ver Planet Terror, de Robert Rodriguez, la contraparte de este proyecto que evocará nostalgia en los más viejos. Mientras me deleitaba, Billy, uno de los gatos de Duff Man se instaló sobre el DVD y la tele y pasó a formar parte inalienable de la experiencia.
Fotos: klavaza, 2008.

7 comments:

Duff Man said...

Es un minino tierno y noble... ¡gracias por las fotos! Deathproof, toda una experiencia.

Leon said...

Qué bello minino, me encanta la compañía de los gatos.

©Claudia said...

Que no vea a Piolín (O winny de pooh) Qué lindo gatito!

Abajo no estoy yo? lo digo por lo de la Cocina de los Dioses...jajaja

Regresé, tímida, pero regresé.
Besos

Lunatrack said...

ver una pelicula en la casa de duff sin gatos
es que no es la casa de duff

Leon said...

Bienvenida de vuelta ©Claudia!! Pobre Piolín! El gato es precioso.

Leon said...

Es cierto lunatrack, los felinos son omnipresentes en la casa de Duff!

Duff Man said...

El espíritu gatuno vive en el Apartamento Duff.