Monday, February 26, 2007

Tiësto en Guatemala

Dos horas tarde, tal vez más, arribó Tijs Verwest (Tiësto) al salón del hotel Tikal Futura a donde su gente de PR convocó a la conferencia de Prensa previa a su performance en ese mismo lugar.

Esta es la segunda vez que el Dj holandés viene al país. A juzgar por la cantidad de garabatos que hice en la hoja en blanco sobre la cual escribí el borrador de estas impresiones, la espera fue muy larga. Los organizadores, por cortesía, ofrecieron una buena cantidad de Brahvas y boquitas a la veintena de periodistas presentes, pero como todo el mundo sabe las segundas aburren y las primeras no son aconsejables para un día entre semana. De todos modos, la pasamos lo mejor posible, aunque al final el ambiente empezaba a caldear.

El hombre se presentó por fin cual fresca lechuga y concedió una menos que mediocre entrevista, aderezada por algunas preguntas de bajo IQ y de comentarios un poco menos que mamones. Por mi parte, según entiendo, la tardanza dejó a mi cerebro en relentí. Por tanto me abstuve de cuestionar.


Por cierto, una chica se acercó a mí para contarme, medio en confianza, medio para denunciar, que Tiësto a pesar de haber nacido en Argentina y hablar español sólo concede entrevistas en inglés. Por fortuna no se me ocurrió tocar semejante tema con él porque fue un chismajo surgido de tales esperas, capaces de agriar hasta al más entusiasta de los fans.

Luego, también por fin, asistimos al concierto. A quienes teníamos invitación se nos indicó devolverla. En su lugar, afirmaron que bastaría con presentar el carné de acreditación. Nos condujeron en fila india acompañados por un personero. Una vez dentro, éste nos dijo "hasta aquí llego con ustedes". Estábamos frente a un guardia en un pasadizo que llevaba a un lugar cercano al escenario.

El señor agente, de inmediato nos impidió el paso, ¿por qué? "Pregúntele a Vargas, amigo mío" hubiese respondido mi abuelo. A pesar de que uno de los meros meros, un hombre alto, pelón y armado con una laptop le indicó al individuo que nos abriera el paso, mantuvo su restricción hasta que algún otro miembro del staff negoció dejar pasar sólo a los cámaras, pero lo hicimos todos. Me sentí como pidiendo cola a pesar del inútil carné.
El lugar reventaba de gente. El entusiasmo se contagiaba y olvidé por un momento dónde estábamos. Nos arrinconaron a una esquina, al lado del escenario, cierto, pero poco adecuada para los fotógrafos porque sólo se lograrían tomas laterales. Además, nos rodeaba el público y sobre el escenario estaban: una chica (que podría haber sido edecán o animadora) y un señor de pelo blanco quien filmaba, ambos interponiéndose entre los lentes y Tiësto. A gritos (inútiles en un ambiente tan ruidoso) les exigíamos dejarnos espacio abierto.

Casi veinte o treinta minutos después, más espera, subió el Dj al escenario para empezar a pinchar. Un rugido ensordecedor hizo tronar al ambiente y Tiësto, con una maestría surgida de años de experiencia ofreció un concierto de clase mundial. Del público, en su mayoría fresitas, destacaban mujeres bellísimas, algunas con ropa provocativa y otras muy desinhibidas. Unidas a la música daban un toque fabuloso al cánido que yace en mi interior.

Llegó la hora de volver. Ximena, Luis y yo salimos complacidos, como público, pero decepcionados como Prensa. Ni la gente de Hill, ni el mismo Tiësto, explicaron la tardanza, la ineficiencia y la mala organización, con la salvedad de un par de tímidas excusas, aderezadas, claro está, con preciosas sonrisas.

El concierto tuvo lugar el miércoles 7 de febrero de 2007. La conferencia de Prensa se convocó para las 20:00 horas pero tuvo lugar después de las 22:15. Para ser decente no debería quejarme sino debería haberme ido. Fotos: cortesía de Ximena Subauste.

4 comments:

Anonymous said...

MUYYYYY cierto mi estimado Lion!! como publico sali con ganas de mas pero como prensa sniff sniff...estoy de acuerdo contigo menos con lo del IQ por que para poner a los idiotas a bailar hace falta un idiota muy inteligente que los domine...y en ese grupo de idiotas bailarines me incluyo. el hombre es muy inteligente por que a pesar de todo nos encanto con su musica. salud!! jajaja

Duff Man said...

Creo que el bajo IQ al que se refería León, aunque un poco cruel hay que admitirlo, era el de las preguntas realizadas por los allí presentes. Lo que experimenté del concierto me dejó muy satisfecho y provocó mi interés en la obra del chavo.

Leon said...

Sí, lo que pasa es que cambié el texto anfibológico que había escrito primero, a sugerencia de la nota de Ximena. Y me refería, más que todo, a preguntas cajoneras, faltas de creatividad y energía, producto de la cansada espera.

Alejandra said...

Lo que más me gustó fue la última parte, para ser decente no debería quejarse sino haberse ido. Pero vale la pena, para quienes no preguntamos cómo estuvo el concierto, saber acerca de todos los atrasos, malos tratos y las actitudes de superioridad que siguen teniendo las personas encargadas del artista o del evento. Cuatro años cubriendo conciertos me dejaron curada, a la fecha no extraño nada de eso, aunque comparto el gusto por la música. Y en cuanto a esto último, me alegro que hayan disfrutado el concierto de clase mundial.