Tuesday, August 22, 2006

Elen:

La muerte es un fenomeno terrible, sobre todo en la juventud. No hay forma de evitar que duela ni que deje huella en nuestra vida. Cuando joven, yo también perdí al mejor amigo. Se llamaba John Phillip Scholosser Fisher y ahora que me has contado la trágica pérdida de tu amiga Grace, el recuerdo de Felipe me ha caído encima como una cortina de hierro, casi tres décadas después de la última vez que lo vi. Con él me quedé en tardes de adolescentes, en los primeros encuentros con la vida.

No sé si alguna vez te conté de Jorge, entrañable amigo, mucho más joven, cómplice admirador de la música pesada, del rock de bajos fondos, de los amores por chicas imposibles, ideales, despectivas. Un hermano no de genes ni de sangre, pero sí de ideas y de ideales. Un disparo errado se lo llevó para siempre. A ellos dos, hasta la fecha, los extraño tanto. El duelo cesa, pero las memorias permanecen para siempre.

Tal vez expresada con simpleza, pero por eso efectiva, recuerdo ahora una frase que lei en la entrada de un cementerio de pueblo, acá en Guatemala: "La vida de los muertos es la memoria de los vivos".

Un abrazo, una mirada, unas palabras. A veces son suficientes para aminorar los efectos que deja la partida en los que permanecemos después de los que se fueron. Ten fortaleza. La vida sigue y Grace, tu amiga, sin duda, ha dejado en este mundo y en ti, sobre todo, una impronta que forma parte íntima de tí misma. Y allí estará ella, contigo, como un grano de arena, como una columna y como una idea conformando el trayecto que te hayas trazado.

Para mi, en ambas ocasiones, el refugio fue la música (entonces no tenía a la poesía como la tengo ahora). Entonces, fueron Bach, Ligeti y muchos modernos. La música me dio fortaleza, como lo hace ahora. Espero que a ti tambien te sirva para adormecer ese dolor terrible que dajan la perdida súbita y su hijo, el duelo.

Recibe un fuerte abrazo y recuerda, otros amigos estamos acá, siempre, listos para apoyarte o sólo para saber escuchar.

In memoriam

2 comments:

Duff Man said...

Admiro tu capacidad para alumbrar el túnel de tu amiga. Esas mismas palabras habrán de resonar en tu cabeza, cuando la oscuridad ronda como buitre. Y si no te bastan esas palabras tuyas, pues cuates te bastan. Aquí tenés a uno.

Leon said...

Muchas gracias Duff, es un buen mensaje.