Tuesday, April 14, 2009

Marilyn Chambers (1952 - 2009)


Allá por los años 80 Marilyn era habitual en las portadas de Club, la versión gringa de la revista británica, entonces dedicada al sadomasoquismo extremo. Antes de llegar al estrellato de la porno, había sido modelo y actriz. Fue rostro del jabón Ivory Snow, cuando tenía 18 años, en cuya caja aparecía junto con una niña (que la mitología urbana quiso identificar con Brooke Shields).

Como actriz actuó en un papel pequeño en The Owl and the Pussycat, con Barbra Streisand. Sus devaneos con la actuación formal terminaron cuando los hermanos Mitchell la encontraron en la calle, la vieron muy parecida a Cybill Shepherd y le ofrecieron el papel protagónico de Behind The Green Door, película que junto con Deep Throat llevó la porno a las parejas clasemedieras gringas, hasta entonces de un hipócrita puritanismo pudibundo, y que fuera recibida en Cannes con una ovación de pie. Su escena, ahora clásica en esa industria, con el actor negro Johnny Keyes causó gran escándalo porque el sexo interracial todavía era tabú (sus padres, publicista y enfermera, le dejaron de hablar por años por esa causa).

Marilyn vivió lo mejor y lo más bajo de la vida de una actriz porno: tres matrimonios fracasados, el peor con el conocido padrote Chuck Traynor (ex también de Linda Lovelace), golpeador de mujeres, explotador y tan infeliz que la hermana de Lovelace, cuando supo que había muerto, dijo que sentía no haberlo matado ella misma. Sin embargo Marilyn, en su columna de consejos sexuales, The State of The Nation, publicada durante 17 años en Club, se confesó sumisa, siempre dispuesta a complacer. También batalló contra el alcohol y las drogas.

Su carrera en la porno incluyó a compañeros de la talla de John Holmes (se dice que sólo ella podía aguantarle una garganta profunda) y a Ron Jeremy, quien la entrevistó para la TV. Parecía no tener límites: dúos, tríos, bukkake, sexo anal y un largo etcétera (fue de la primeritas en rasurarse por completo) le valieron un culto que sigue hasta la fecha. Tan fuerte como para llevarla a ser candidata a vicepresidente de Estados Unidos (sólo apareció en boletas de Utah). Pero cuando supo del Sida declaró que se retiraba del hardcore. Lo mismo, después actuó en más producciones.

David Cronenberg la contrató para otro papel secundario, en Rabid, y fue cantante. Su disco Benihana tuvo cierto éxito y, según parece, al final de cuentas supo manejar bien su plata, aunque vivía en una casa rodante en California, con su hija de 17 años. Marilyn fue famosa, estuvo en el mainstream, le dio clase a la porno con su aspecto de chica de suburbio y, más tarde, de Milf de altura. Logró lo que muchas no pudieron en una industria que siempre ha tratado a la mujer como a un objeto: mantenerse coherente hasta el final y superar pruebas grotescas como aguantar a Traynor, pero, sobre todo, supo brillar a pesar del estigma que implica ser una estrella porno en un país como Estados Unidos. Adiós, Marilyn.
TV.com

6 comments:

David Lepe said...

Viven de todo estas actrices. Yo recuerdo algo de ella, pero ya de grande. Lo que más tengo presente era que sí le ponía corazoncito a lo que hacía. Saludos.

Leon said...

Yo creo que algo más que sólo el corazoncito vos.

Anonymous said...

Man, ¿no es Ron Jeremy (en vez de John)? El porno es un submundo bien grueso. Sin embargo, disfruto algunos de los tweets de Belladonna en Twitter, y de otras chavas "nuevas". Ahora me corresponde entrar en contacto, por decirlo así, con el trabajo de Chambers...

Duff

Leon said...

¿Dónde? ¿Dónde dice John? Es grueso vos, recuerdo a una cierta Enciclopedia de la porno, publicada en CD-ROM a madiados de los 90, en la que, según una estadística, era común el uso de drogas, el suicidio y la falta de autoestima entre las actices. Por aparte, muchos hombres caen víctima de males similares. Además de que la vida útil profesional media, para una mujer, es de unos 5 años, y para un hombre, lo más, de 10. ¿Y después? A retiro y a llevarse consigo el estigma social de haber trabajado en esa industria y el rechazo de la misma, porque ya nadie los quiere contratar. Es una industria ávida de juventud, rostros nuevos o, para más viejos, de quien quiera trabajar en escenas que nadie más querría filmar.

JAD said...

no me pude resistir ver como fue su primer trabajo y baja la de The green door ya les contare que tal jejeje

Leon said...

Sabia decisión JAD, BTD fue, junto con Deep Throat, de Gerard Damiano, fundadora del género que se dio en llamar el XXX Chic, de los años 80. Además, fue de la primeritas en tener algo así como un pseudoargumento, pero de diálogos bien pobres. Vale la pena verla.