Wednesday, June 25, 2008

Poesía versus Cromosoma XX

Con una sugerente invitación (una papaya partida diseminando pepitas) se convocó a este gathering en donde las poetas Carmen Lucía Alvarado, Ana Castillo, Maya Cú, Lucía Escobar, Lorena Flores, Claudia Navas Dangel, Carla Natareno, Carol Siekavizza, Vania Vargas y Diana Vásquez; así como las fotógrafas Cecilia Cóbar y Paula Morales, más la Dj Baby G (aka Gabriela Castillo), ofrecieron una hermosa muestra de arte.

El encuentro abrió con Zara Carrer Mbodj, poeta senegalesa quien se acompaña con un kora, instrumento tradicional de 21 cuerdas que se fabrica con una especie de tecomate africano. Se ejecuta con el pulgar y el índice de ambas manos, mientras los otros dedos sirven para sostenerlo. En África lo tocan narradores de genealogías y gestas, Zara lo convierte en cómplice de sus poemas. Me impresionó su habilidad, la forma como modula su voz y cómo se deja transportar por la poesía con intensidad.

A Claudia Navas la encontré con más fortaleza para proyectar sus poemas. La poesía es similar a la música, un buen ejecutante desaparece con su instrumento, dejándonos sólo la obra. Claudia hizo eso con sus poemas, desapareció dejándonos su escencia. También me impresionó Carmen Lucía. Muy joven pero superasertiva, deshinibida y capaz de recrear sus poemas cada vez que los lee. Escucharla no basta, hay que verla como un todo poético que promete mucho para un futuro muy cercano.

Lucía Escobar leyó una narrativa buenísima, con tintes autobiográficos (me imagino yo), que incluía a cheerleaders de un colegio caquero, chavos de pisto y a una chava como todas, compañera de ellos, quien nunca se les asimila pero sabe valerse de ellos. Además dio una sorpresa, leyó poemas: no sabía que tales musas ya le están calando en los huesos.

De Maya Cu me gustó un poema en el que afirma que no tiene marido, hijo, hermano, en fin, ningún hombre. Es como un manifiesto dado por negación que representa muy bien ese estadio del feminismo a ultranza que ronda ciertos círculos en Guatemala. No tengo nada contra el susbicho movimiento, que conste. La Chica Borges estuvo presente con su obra entre erudita y sentida. Cada una de las demás poetas aportó más que solo sentimiento con su obra.

Baby G pincha magnífico y sus sampleos construian un entramado sonoro que llenaba los intersticios o silencios mientras las poetas callaban. Mientras pinchaba y se leía, se proyectaban las tomas de las fotógrafas: desnudos femeninos, de una mujer joven y una mayor de 50 años, así como de ambientes derruidos ricos en texturas y sugerencias para el público.

Hubo un
after en Corralejos, pero Duff y yo nos fuimos a Casa del Águila, pedimos un sampler de buenos platillos y nos unimos a un grupo muy animado con el que platicamos de literatura, música, cine, libros y cómics.
Poesía versus Cromosoma XX tuvo lugar el martes 17 en Trasbastidores, como parte del IV Festival de Junio del Teatro Nacional.
Fotos: Color, David Lepe, 2008; B/N, klavaza, 2008.

2 comments:

J M said...

Qué lástima que no fui, pero qué bueno que Leon y su cámara siempre me reportan lo que sucedió, mejor que ciertos medios de comunicación...
Adelante patojas!!!

Leon said...

Ya sabés, hay que estar donde está la acción, como dicen los gringos. Gracias por la visita.