Monday, October 02, 2006

Dear Héctor...

Debo reconocerlo, no esperaba nada grande de Superman Returns. Hasta pensé, "se trata de otro remake", pero me equivocaba. Al principio temí lo peor, sin embargo, conforme avanzó, encontré a un Kevin Spacey dedicado, representando a un Lex Luthor irredento y cruel, pero plano, al estilo de los villanos de la Golden Age, cuando florecieron los cómics en Estados Unidos.

Lois Lane, Kate Bosworth, resultó sorpresiva, porque es moderna, fuerte, pero con un toque de princesa, para justificar su debilidad por Superman. Por supuesto trata a Clark, corresponde por tradición, como a un perfecto caite (vos y yo sabemos qué se siente). Me encantó cuando le reclama porque el pobre ingenuo le sugiere que ambos matienen una relación (la escena me recordó una situación personal).

Superman, representado por Brandon Routh, de extraordinario parecido con el difunto Christopher Reeve, actúa muy bien, pero fue el desarrollo de su personaje lo que más me encantó de esta película dirigida por Brian Singer (X Men).

La obra define tres módulos. El romántico, la acción o antagonismo entre Superman y Luthor y el mitológico. El primero, presenta la relación del héroe con Lois, de nuevo al estilo de la Golden Age. El segundo, más simple y lineal, aunque predecible, es violento, para satisfacer las expectativas de un lector moderno de cómics. Y el terecero, el de más interés para mí, explora el origen arquetípico de Superman, basado en el mito de Cristo. Es decir, el de una deidad solar que se sacrifica por la humanidad. No hay que olviarlo, Schuster y Siegel, los creadores del cómic, eran judíos y abrevaron en los mitos de su cultura para moldear al personaje.

Me encantó cuando Superman vuela hasta más allá de la Estratósfera (asciende a los cielos), para escuchar el clamor de la humanidad. En especial, encontré interesante verlo volver a tierra con los brazos extendidos, como formando un crucifijo (la luz que desciende a las tinieblas para redimirlas). Además, se escucha la voz de su padre (la de Marlon Brando o una similar) declarando que envió a su único hijo para salvarnos. Más claro, creo, no canta un gato. En suma, debés verla. De paso y aunque innecesario, te cuenta una vez más cómo llegó el superhombre a nuestro planeta.

Ahora, preguntáme por qué te dediqué esta nota. Antes de responderte, debo contarte que la escribí por vez primera cuando llegó la Be-300. No es necesario repetir la odisea que significó intentarlo con el Reditor y una batería que rogaba por recibir la Extrema Unción (si se pudiera le hubiera pedido a Monseñor Escribá que se la diera; si es que el santo está en el Cielo): archivos truncados sin misericordia a menos de su tercera parte; blackouts con secuelas impredecibles, desesperación, chillidos y crujir de dientes. Incluso, impotencia.

Por fin, llegaron la batería y el Tombo. Se acabó la búsqueda de un flat connector, considerada imposible por Forrest Scott Brinkley quien, dicho sea de paso, también estimó espurio escribir mucho con la Be-300, "porque fue diseñada para unas cuantas notas rápidas o mails breves". Pero se pudo. Debo reconocer que sin tu valioso concurso hubiese sido imposible encontrarle salida a ese negro túnel que a veces envuelve a la tecnolgía. Salud por el triunfo y por la potencia recuperada...

El título está inspirado en Dear Tiesto, de Zak Kim.
Conste, utilicé el Tombo, no lo he intentado con el infame Reditor. Por suerte, no fueron necesarias las abominables eÑes.
Fotos:
Héctor Roldán, autorretrato en el volcán Tajumulco a a 4,220 metros de altura, cortesía del autor. Fotogramas de Superman Returns, de su sitio web. Afiche de Gallo, de ZonaGallo.com.

2 comments:

Duff Man said...

El mundo de los cómics tiene un atractivo difícil de explicar (hoy almorcé mis camarones empanizados, mientras leía el penúltimo número de The Ultimates 2. Habrá que ver esta liquilla, se nota que promete. La tecnología también promete, pero te escribe alguién que nunca ha trabajado un sólo archivo de excel o power point, así que triste es mi historia en esos lares.

Anonymous said...

Buenísimo mi estimado!!! tu narrativa multiplica el significado de las palabras con gracia seleccionás para hacer conciso el mensaje. "Como un caite" ja ja x 1,000. Superman y Lois retrata donde todos los hombres hemos estado, excepto que ni tenemos capa ni volamos.

Excelente que la Be-300 es parte ahora de tu productividad literaria. Ya que tenés libros impresos, a ver si dentro de poco sale tu primer e-book. Best, HR