Saturday, July 31, 2010

El ingeniero de IBM

"¡Yo estoy aquí no porque necesite aprender nada, sino porque me hace falta el cartón, es lo único que me interesa!". Así ladraba el hombre gesticulando y con aspavientos en el centro del aula, recién llegado al tercer semestre del programa LASI de la Universidad Francisco Marroquín (hoy en la Galileo). "Y lo digo con autoridad porque soy ingeniero de IBM", terminó espetando. El tipo era alto, fornido, con panza cervecera, moreno, empezaba a mostrar la lona, de gruesos anteojos, reloj dorado, grande y de pulsera de metal. Mientras aullaba, abría su maletín Samsonite, sacaba libros y un cuaderno de notas, y luego lo cerraba con grosería. Una vez sentado, vio al techo y pareció decirse a sí mismo, pero en voz bien alta, "y ni modo que se va uno a meter a unos de esos iiiiiiiiiiccccc, en donde de nada sirve inscribirse y pagar porque alguien más imbécil es el encargado de dar clases". Luego calló. Llegó a tomar clases un par de veces más y después nunca se supo de él. Sólo que trabajaba en Tres Torres, en desarrollo de software, pero como yo, víctima de una trampa mortal, había calificado mal uno de sus trabajos, sin saber que mi diagnóstico sería usado en su contra por su mismo cliente, y hasta amenzas de muerte había recibido por eso, mejor me hice el loco, el desentendido, y le agradecí que hubiera salido huyendo de la U, porque si hubiese sabido quién era uno de sus compañeros de clases, estoy seguro, hubiera querido rajarme la cara (si me hubiera dejado, por supuesto).
Imagen: Paul Rand, logo de IBM, 1972.

2 comments:

シbilly said...

jajaja esta gente mas loca, le falto un poco , bueno demasiado de ETICA

Leon said...

Vaya si no!