Sunday, December 20, 2009

Avatar: alegoría de la Historia



La ciencia ficción es un género difícil, de muchas nueces y pocos maestros. O favorece a los efectos especiales o extrema declaraciones panfletarias en producciones de bajo presupuesto, muy imaginativas pero de poco valor comercial o artístico. James Cameron, como director y escritor, une ambas vertientes y logra un torrente de caudal avasallador que devora vista, oído y tacto de forma virtual en Avatar.

En el satélite Pandora, de un planeta de la estrella Alfa Centauri, vive la cultura Na'vi: seres gigantes de aspecto caballuno, agilidad felina y belleza inefable. Sus avatares podrían encontrarse desde en los Viajes de Gulliver hasta la Golden Age de los cómics o en ilustraciones de la primera era de la revista Heavy Metal. Sin embargo, es su credibilidad uno de los ingredientes más impresionantes de este filme que redefine a su género como en su momento lo hizo 2001, Odisea del Espacio.

Los na'vi poseen su lenguaje y cultura, integrada por completo a su medio ambiente, uno de los más impresionantes de la historia del cine. Para desgracia de ese mundo idílico allí se encuentra un mineral, el Unobtanium, capaz de levitar. Tras él va una empresa con su gerente (Giovanni Ribisi), ya no transnacional o global, sino transestelar, y a su lado va su brazo armado, otra empresa, un cuerpo paramilitar mercenario dirigido por un marine con alma de asesino (Stephen Lang). La mancuerna gerente-chafa, respaldada por armas y capital tiene como único fin obtener al mineral a cualquier costo, medio ambiental, cultural o na'vi. "No hay nada que preocupe más a los inversionistas, aparte de malos reportes de Prensa, que pérdidas financieras", sentencia el gerente.

Si no les suena conocido es que han pasado de noche en este mundo: petróleo, oro, plata, platino, uranio, madera y muchas otras materias primas se han explotado así en esta Tierra desde tiempo inmemorial, y así se sigue haciendo, sin importar el costo a mediano o largo plazos. Sólo cuenta ganar hoy, mañana no importa. Este mundo está podrido y cuando viajemos al espacio profundo, propone Cameron, nos llevaremos esa podredumbre con nosotros.

Se trata de un filme que se toma en serio a sí mismo y por eso se convierte en una sólida propuesta en la cual sentimientos, personajes bien redondeados y actuaciones de primera se conjugan durante dos horas y media que para nada se sienten largas. Además, pues, de efectos especiales que se merecen apreciarlos en formato Imax 3D. Claro, como se trata de una historia gringa hay un héroe (Sam Worthington), una heroína (Zoe Saldana), un romance, una idealista científica (Sigourne Weaver, quien retorna magnífica como siempre a la ciencia ficción en esta producción), una disidente (Michelle Rodriguez) y un despliegue grosero de violencia pero, por la forma en que están estructurados e integrados a la narrativa, están mucho más allá de la media.

En resumen, es ciencia ficción para todos, con alma, con mensaje, con tuétano creado con las enseñanzas de los antiguos indios americanos, el budismo zen y el New Age de mejor cepa, pero con el mal olor que han dejado en la historia las guerras, las conquistas y el abuso de poder.

10 comments:

geovani alberto said...

bien por tu comentario comparto vuetra razonable punto de vista.

David Lepe said...

me gusta lo que decìs y estoy de acuerdo. Saludos.

JuanPablo said...

jaja se mira buena...

Duff Man said...

Junto a District 9, Avatar me pareció la película de Sci-Fi del año (el toque de la animación de Stan Winston y LucasFilm, también le dio una textura muy particular). La violencia es más del tipo emocional, simbólica, para nada gratuita. Saludazos.

Sergio Quemé said...

Impresionante. Es una película bastante completa, te puede atrapar por los efectos, por el argumento o por lo que quieras. ¿Qué vendrá después? Por ahora lo ignoro, pero disfrutemos de esta nueva versión del cine.
Un gran abrazo Radford.

Leon said...

Juan Pablo: Mirála, te va a gustar.

Leon said...

Por cierto, DuffMan, ambas, District 9 y Avatar comparten ser alegóricas, la primera sobre la discriminación y el hacinamiento en ghettos. Y como decís, Avatar es impresionate, de estatura épica.

Leon said...

Sergio: Qué milagro y qué agradable tu visita a este humilde blog. Lo que viene después va a ser la proyección holográfica, tipo las holocubiertas de Star Trek. Como decís, disfrutemos de Avatar, genial propuesta de Cameron.

Mr.Brown said...

En primer lugar quisiera decir que la película si uno la ve desde el punto de vista de animación y efectos gráficos es muy interesante e impresionante, pero en cuanto al guion, me da pena decirlo pero la trama me parece que es una gringada mas del montón, bastante predecible, superficial y un tanto trillada, me parece el refrito de otras tramas antes vistas, sino recuerden el ultimo samurai, transformers , entre otras...
La pelicula no es nada que aporte desde el punto de vista de la trama o historia. Se trata del típico héroe salvador invencible que no pertenece a ese grupo, al mas puro estilo american dream...
Para mi es una película que deslumbra por sus efectos pero que no te deja nada mas que eso... Hay algunas reflexiones ecologicas que se tocan muy superficialmente y de una manera muy rosa que sirven de relleno para justificar que la película tiene algo que contar.
No la volveria a ver , tampoco la recomiendo a menos que te interese la animación y los efectos gráficos, de todas formas lo mejor que pueden hacer es verla y formense su criterio, pero para mi es una película que pasara por la historia del cine sin pena y sin gloria

mario gemuel said...

no entendiste nada vos querias ver al pelado con una flecha azul en la cabeza