Friday, August 14, 2009

The Wrestler


Micky Rourke representa una metáforoa autobiográfica, involuntaria que conste, en esta cinta del director Darren Aronofsky (Pi), junto con Marisa Tomei. Su personaje, ya viejo y decadente, descubre que ha llevado su vida hacia ninguna parte. Desesperado, busca apoyo en una bailarina exótica y en la hija a quien ha dejado de ver hace mucho, para descubrir que está desamparado y que su único camino es seguir en la profesión que eligió de jóven, una modalidad de la lucha libre en la que todo se vale, incluso causarse heridas con hojas de afeitar para que la sangre sea real. Sin concesiones, ni dobleces, ésta es una visión conmovedora, terrible y desconsolada, existencialista, de la vida de un hombre fracasado. Véanla ahora que al fin llega a nuestras salas de cine y noten cómo afecta más a hombres que a mujeres.

3 comments:

CHC said...

Suena interesante...

Un abrazote

David Lepe said...

Fijate que en el cine impacta más, pero no es tan dolorosa. Tal vez porque hay mucha gente alrededor y se crea otro efecto.
Saludos amigo.

Leon said...

Chachi, mirála, te va a gustar.

David: Es porque ya la habías visto y sabías qué venía de antemano.